martes, 19 de julio de 2011

Iglesia y Ministerio (Kirche und Amt)

Testigos de la Iglesia Evangélica Luterana
sobre el Tema de Iglesia y Ministerio





por
Carl F. W. Walter









Traducido del inglés al español y revisado por Sergio Schelske
19-05-2004

LAS TESIS

Parte Uno

Con respecto a la Iglesia

TESIS I

La iglesia en el preciso sentido del término es la comunidad [Gemeinde] de santos, es decir, la suma de todos aquellos que, habiendo sido llamados por el Espíritu Santo a través de la Palabra de en medio de la humanidad perdida y condenada, verdaderamente creen en Cristo y por la fe son santificados e incorporados en Cristo.

TESIS II

En el preciso sentido del término, ninguna persona malvada, ni hipócrita, ni hereje, o ninguno que no ha sido regenerado, pertenece a la iglesia.

TESIS III

La iglesia en el sentido específico de la palabra es invisible.

TESIS IV

A esta iglesia de creyentes y santos Cristo dio las llaves del reino de los cielos, y ella es la verdadera y única poseedora y portadora de los dones espirituales, divinos y celestiales, derechos, poderes, oficios y demás que Cristo ha obtenido, los cuales se encuentran en Su iglesia.

TESIS V

Aunque la verdadera iglesia en el propio sentido del término es esencialmente [de acuerdo a su verdadera naturaleza] invisible, no obstante su existencia puede ser definitivamente reconocida, a saber, por las marcas de la pura predicación de la Palabra de Dios y la administración de los sacramentos de acuerdo a la institución de Cristo.

TESIS VI

En un sentido más amplio la Escritura también llama “iglesia” a la suma visible de todos los que han sido llamados, es decir, de todos los que confiesan y preservan la Palabra proclamada y el uso de los santos sacramentos. Esta iglesia (la iglesia universal [católica]) está formada por buenos y malos [personas]. De la misma se denomina a sus diferentes divisiones “iglesias” (Partikularkirchen [iglesias particulares o individuales]), es decir, a las congregaciones que se encuentran en diferentes partes, en las cuales la Palabra de Dios se predica y los santos sacramentos se administran. Así lo hace especialmente ya que en esta asamblea visible la invisible, verdadera y propiamente llamada iglesia de creyentes, santos e hijos de Dios está oculta; por eso no ha de buscarse a ninguno de las personas electas fuera del grupo de aquellos que han sido llamados [dondequiera que sea].

TESIS VII

Así como las congregaciones visibles que aún tienen la Palabra y los sacramentos en su esencia de acuerdo a la Palabra de Dios, llevan el nombre “iglesia” por razón de la verdadera iglesia invisible de los creyentes verdaderos que se encuentra en ellas, del mismo modo, a causa de la verdadera iglesia invisible oculta en ellas, aún si hubiera solo dos o tres [creyentes], ellas también poseen el poder [autoridad] que Cristo ha dado a toda Su iglesia.

TESIS VIII

Si bien Dios reúne para Sí mismo una iglesia santa de elegidos aún donde su Palabra no se enseña en su pureza perfecta y los sacramentos no son administrados de acuerdo a la institución de Jesucristo – teniendo en cuenta que la Palabra de Dios y los sacramentos no sean negados completamente sino que ambos permanecen en sus partes esenciales en aquellos lugares – aún así, cada creyente debe, por causa su salvación, escapar de los falsos maestros, evitar todas las congregaciones heterodoxas o sectas, y por el contrario manifestar fidelidad y adherir a congregaciones ortodoxas y predicadores ortodoxos donde sea que los tales puedan encontrarse.

A. También en iglesias heterodoxas y heréticas hay hijos de Dios, y también allí la verdadera iglesia se manifiesta por lo queda de la pura Palabra y los sacramentos que aún permanecen.
B. Cada creyente por causa de su salvación debe alejarse de los falsos maestros y evitar toda participación en iglesias heterodoxas o sectas.
C. Cada cristiano, por causa de su salvación, está en la obligación de manifestar fidelidad y adherir a congregaciones y predicadores ortodoxos, donde sea que pueda encontrar a los tales.

TESIS IX

El único requisito indispensable para obtener la salvación es la comunión en la Iglesia invisible, a la cual se dieron originalmente todas las gloriosas promesas que le corresponden a la Iglesia.

Parte Dos

Con respecto al Santo Ministerio o el Oficio Pastoral

TESIS I

El santo ministerio u oficio pastoral es un oficio distinto del oficio sacerdotal, el cual pertenece a todos los creyentes.

TESIS II

El ministerio de la Palabra, u oficio pastoral, no es una institución humana sino un oficio que Dios mismo ha establecido.

TESIS III

El ministerio de la predicación no es un oficio arbitrario, sino que posee un carácter tal que ha sido ordenado a la iglesia su establecimiento y al cual la iglesia está naturalmente sujeta hasta el final de los días.

TESIS IV

El ministerio de la predicación no es un estado especial, como si estuviera en oposición al estado de los cristianos comunes, o de mayor santidad, como el sacerdocio levítico, sino que es un ministerio de servicio.

TESIS V

El ministerio de la predicación [Predigtamt] tiene la autoridad de predicar el Evangelio y administrar los santos sacramentos así como la autoridad de juzgar en asuntos espirituales.

TESIS VI

A. El ministerio de la Palabra [Predigtamt] es conferido por Dios a través de la congregación como la poseedora de todo el poder eclesiástico, o el poder de las llaves, por medio de su llamado, como Dios mismo lo ha prescripto.
B. La ordenación de los que son llamados, con la imposición de las manos, no es una institución divina sino meramente un rito eclesiástico [Ordnung] establecido por los apóstoles; no es más que una solemne confirmación pública del llamado.

TESIS VII

El santo ministerio [Predigtamt] es la autoridad, conferida por Dios a través de la congregación como la poseedora del sacerdocio y todo el poder eclesiástico, para administrar en el oficio público los derechos comunes del sacerdocio espiritual en nombre de la congregación.

TESIS VIII

El ministerio pastoral [Predigtamt] es el oficio más alto en la iglesia, del cual provienen todos los otros oficios en la iglesia.

TESIS IX
A. El ministerio requiere el debido respeto así como una obediencia incondicional cuando el pastor está ministrando la Palabra de Dios.
B. El ministro no debe tiranizar a la Iglesia. El no tiene autoridad para introducir nuevas leyes o establecer arbitrariamente ceremonias o asuntos de adiáfora.
C. El ministro no tiene el derecho de imponer y ejecutar una excomunión sin el veredicto previo de toda la congregación.

TESIS X

Al ministerio de la Palabra, de acuerdo a su derecho divino, le pertenece en verdad la tarea [Amt] de juzgar sobre doctrina, pero los laicos también poseen este derecho. Por lo tanto, en las cortes eclesiásticas y concilios ellos también poseen un lugar y voto junto a los pastores.