domingo, 16 de junio de 2013

4º Domingo después de Trinidad.



 

TEXTOS BIBLICOS DEL DÍA                                                                                                
Primera Lección: 2 Samuel 11.26-12.10, 13-14.
Segunda Lección: Gálatas 2.15-21, 3.1-14
El Evangelio: Lucas 7:36-8.3

 

 “Jesús incrementa nuestro amor”

INTRODUCCIÓN
Lección del Evangelio de hoy contrasta a dos pecadores y su respuesta al mensaje de perdón de Jesús. El primero, Simón, era un fariseo y sin duda un hombre muy respetado, honrado en la comunidad. La segunda, una mujer sin nombre, conocida en la ciudad por ser una gran pecadora. Jesús enseña, mientras mayor es el regalo que alguien recibe, mayor es su gratitud hacia el dador. ¿Cómo es el don que has recibido?
Sabemos que los fariseos siempre estaban dispuestos a encontrar en Jesús, por lo general por medio de una trampa, algo de qué acusarlo, desacreditarlo y condenarlo. Cuando la mujer pecadora lavó los pies de Jesús, Simón el fariseo pensó: “Éste, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora”. Al parecer, la razón de esta invitación era para saber a ciencia cierta si Jesús era realmente un profeta o no. Cuando llegó esta mujer pecadora y lo tocó, la mente de Simón rápidamente cambió, mostrando que tenía un problema fundamental con el plan de Dios y en cómo trataba a los pecadores.
¿A veces nosotros tenemos “problemas” o “resentimientos” con el plan de Dios y como este incluye a los “pecadores”? Popularmente se cree que la iglesia debe estar llena sólo de personas más o menos como nosotros. Alguien que sea lo suficientemente responsable, lo suficientemente madura, lo suficientemente limpia, lo suficientemente respetable o incluso lo suficientemente espiritual como nosotros. Por supuesto, cuando usamos nuestra propia vara de medir, por lo general la conclusión es que en promedio somos buenos. Podemos admitir que no hacemos un trabajo perfecto de adoración u obediencia a Dios, pero aún estamos por encima de la media... o al menos eso creemos. Pero si nos medimos con la vara de medir de Dios o sea con su ley, entonces nos encontramos rápidamente que nuestros pecados nos dejan tan culpables delante de Dios como cualquier otra persona. Como dijo Jesús, “con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. Lucas 06:38. En su lugar, debemos humillarnos ante Dios, quien da la bienvenida a los pecadores arrepentidos de todo tipo y tamaño, entre nosotros, tal como lo hizo Jesús.
Bienvenidos pecadores. Cuando las personas entran en nuestras congregaciones o reuniones, ¿piensan o sienten que están entrando en la casa del fariseo? Estamos llamados decirles que vienen a colocarse entre compañeros pecadores que le ofrecen la misma cálida bienvenida y la misma misericordia que Cristo mostró a todos los que estaban rotos y dolidos por sus pecados. ¿Cómo podemos demostrar una bienvenida así? Cosas tan simples como una sonrisa de bienvenida, un saludo cordial u ofrecer cualquier tipo de ayuda. “Gracias por venir. Esperamos que se encuentre a gusto entre nosotros.  ¿Podría explicarle algo acerca de nuestra Liturgia? ¿Hay algo por lo que podamos orar? Te esperamos otra vez. La paz de Dios sea contigo”.  Llevamos la paz de Dios en nuestros corazones y somos llamados a pronunciarla con los labios. Cuando Jesús perdonó los pecados de esta mujer, él le dijo: “Tu fe te ha salvado, vete en paz”. Su fe se aferró a su perdón y Él la envió con su paz, esa paz de los pecados perdonados y reconciliada con Dios. Todos y cada uno de nosotros podemos ser lo suficientemente valientes para hablar de paz de Dios a un extraño, porque la paz de Dios está con y en nosotros. Un corazón roto y con problemas sólo puede ser restaurado por medio de la paz de Dios
La falta de una adecuada bienvenida nos muestra cierta desconfianza de parte de Simón, también podría deberse a un descuido y falta de hospitalidad. Era normal que un criado le lave los pies polvorientos de un viajero. Un beso de saludo era una señal estándar de acogida similar a nuestro apretón de manos. Ofrecer aceite para ungir la cabeza o las manos era una cortesía especial extendida a un invitado de honor, como un profeta, rabino o maestro. Dado que Simón había dejado de lado estas cortesías podían interpretarse algo más que un mero olvido, sino un insulto.
La mujer pecadora había descubierto que Jesús iba a comer allí, y tenía que verlo y expresar su gratitud. Ella debió de oír la predicación del perdón de Jesús, así como Simón y el resto, y sabía que Él era un hombre misericordioso, a quien ella podía acercarse. Había comprado una cara botella de mirra para verter sobre Él. Una expresión de su gratitud, sabiendo Jesús que le había dado el regalo más costoso que era el perdón de sus pecados. Pero para su sorpresa, el anfitrión de esta fiesta había descuidado dar a Jesús el habitual lavado de pies. Así que ésta invitada no deseada, ni siquiera era un miembro de la familia, tomó lo que tenía y sorprendido Simón y a los otros asistentes mediante el suministro de su propia hospitalidad para compensarlo. Sin cuenco o agua para limpiar sus pies, los mojó con sus lágrimas. Sin toalla para secarlos utilizó su propio cabello para secarlos. Con la costosa mirra ungió y besó sus pies. Toda su atención se centró en Jesús y no en quién era ella.
Aquí estaba una persona que verdaderamente estaba agradecida por lo que había recibido. Jesús usó esta oportunidad para enseñar a Simón el significado del perdón y la gratitud. Una parábola simple de un prestamista que se supone claramente que es Dios. Dos deudores debían cantidades diferentes, pero tenían en común que ninguno de los dos podía pagar. Un denario era el salario de un día y 500 denarios era bastante más que la paga de un año, mientras que 50 denarios era la paga de casi dos meses. Sumas que no se podían pagar. Entonces el prestamista, perdona ambas deudas. La deuda fue cancelada. Cuando Simón respondió a la pregunta de Jesús  “¿Qué deudor le amará más?”, al decir que el que tiene la deuda más grande, sus propias palabras le mostraban la realidad de él y la mujer pecadora. De repente, la situación se invirtió y él ya no estaba juzgando a Jesús y a la mujer, él era el que estaba siendo juzgado de acuerdo a su medida. De repente no podía escapar de su falta de amor, gratitud y hospitalidad, cuando incluso este huésped no invitado mostró mayor cortesía hacia Jesús.
En lugar de ser sorprendido u ofendido por las acciones de esta mujer, Jesús les dijo: “sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho”. Ella era la deudora de la parábola que tenía el mayor endeudamiento y por ello amó a Dios con mayor intensidad. Es probable que no podamos imaginar lo que tuvo que pasar sólo para mostrar a Jesús su agradecimiento. Pero hay muchas personas que temen entrar en una iglesia, porque están avergonzadas de sus pecados y lo que la gente podría pensar de ellos. Es un recordatorio para todos nosotros encontrarnos de nuevo con esa persona, porque es posible que haya desistido. Tome un segundo, vea a esa persona a través de los ojos de Jesús y vea a un pecador por quien Cristo murió, al igual que lo hizo por ti. El problema es que si pensamos que nuestros pecados son pequeños o inferiores a los de los otros, entonces no será extraño si miramos a los demás solo como pecadores. Pero cuidado, podemos terminar como Simón, siendo juzgados por nosotros mismos.
Con los ojos puestos en Cristo. ¿Por qué tenemos que escuchar una y otra vez el mismo mensaje de salvación a través de la muerte de Jesucristo en la cruz por nuestros pecados? ¿Por qué necesitamos recordatorios constantes de que debemos crecer en la profundidad de nuestro conocimiento acerca de lo que Dios ha hecho por nosotros? Porque lo necesitamos, así que estamos siempre en aumento en nuestro conocimiento de la profundidad del amor que Dios, que nos ha mostrado en perdonar la deuda de nuestro pecado y porque es la manera en que nuestra gratitud también crecerá. No comparamos el tamaño de nuestra deuda personal con el de otra persona. Es fácil caer en la complacencia y pensar que nuestras vidas están bien ordenadas, son agradables a Dios y que nosotros somos los “justos” y miramos hacia abajo a los “pecadores” que nos rodean. Es fácil sentir que eres bueno y un digno merecedor del perdón de Dios. Sentimos como si nuestras deudas a Dios fuesen pequeñas y sin importancia, no son nada en comparación a cómo viven quienes nos rodean.
Pero cuanto más se estudia y se crece en la Palabra de Dios,  escuchando la predicación regularmente, mediante el estudio de la Biblia, junto con otros cristianos, en nuestra familia y en nuestro estudio personal de las Escrituras, más aprendemos de lo desesperadamente necesitados del amor de Dios que estamos. Cuanto más nos enteramos de la elevada “deuda personal” delante de Dios y de lo incapaces de pagarla por nuestra cuenta que somos, es cuanto más ponemos a Jesús ante nuestros ojos. Esto quiere decir que tenemos que escuchar constantemente, leer y estudiar la Palabra de Dios, centrados en Cristo Jesús, para que podamos empezar a conocer “la anchura, la longitud, la profundidad y la altura  del amor de Cristo”. Efesios 3:18. Ver lo que significó para Jesús renunciar a todo para pagar nuestras deudas. Cuanto más nos llenamos de ese conocimiento y comprendemos cuán grande regalo hemos recibido a través del perdón de Jesús, cada vez más va a crecer nuestro amor, gratitud y aprecio por ese regalo. Seremos transformados de la justicia propia de Simón hacia el amor abrumado y acción de gracias de la mujer pecadora.
Conclusión. La respuesta de la mujer pecadora es un paralelo de lo que sucede en nuestros Oficios Divinos. Arrepentimiento y lágrimas por los muchos pecados y caemos a los pies de Jesús por su misericordia. Dios viene a ejercer su oficio trayendo el perdón de nuestros pecados en la confesión. La mujer adoró a Jesús con sus lágrimas y servicio, lavando y ungiendo sus pies. Así también nosotros adoramos a Jesús con actos de amor y alabanza, mientras cantamos canciones de acción de gracias por todo lo que Él ha hecho. Toda nuestra adoración y el enfoque debe estar centrado en Él, al igual que la mujer no pensó en la vergüenza que ella enfrentó, o las risas de desprecio que las personas habrán tenido hacia ella. Nuestra atención se centra en Jesús, en la misericordia que Dios ha mostrado y otorgado. Ella recibió las palabras de la absolución “Tus pecados te son perdonados”. Que esas palabras hagan nido en tus oídos: “Tus pecados, que son muchos, son perdonados. Tu fe te ha salvado, ve en paz”. Considérate en ser el primero de los pecadores y regocíjate en el amor incomparable de Dios para contigo en Cristo Jesús, que murió por tus pecados, para contar contigo como uno de los suyos en su familia.
En el Oficio Divino oímos del perdón de nuestros pecados una y otra vez. La absolución proclamada por mandato y autoridad de Cristo. La predicación del sermón anuncia que la gran profundidad del amor de Dios y cómo Él te redimió de todo pecado para que seas suyo. Los credos y las oraciones que confiesan nuestro perdón en el bautismo y la resurrección prometida. Las palabras de perdón de Cristo que se proclaman en la Cena del Señor: “Esta es mi sangre, derramada por vosotros para el perdón de los pecados”. En el Oficio estamos rodeados por todos lados por el perdón de Dios. Entonces podemos responder como la mujer pecadora, que se fue con alegría y paz. Su agradecimiento se transformó en gratitud y alegría de servir. Así también en nuestra adoración, nuestra respuesta de todos los dones de la salvación que se nos han dado, es dar alegría a Dios en el amor y el servicio. Para salir cada día de la semana y llevar las buenas nuevas y su paz en nuestros labios.
Atte. Pastor Gustavo Lavia.
Congregación Emanuel. Madrid.