domingo, 12 de junio de 2011

En Cristo tenemos PAZ.

TEXTOS BIBLICOS DEL DÍA

Primera Lección: Joel 2.28-29

Segunda Lección: Hechos 2.1-21

El Evangelio: Juan 14:23-31

Sermón

¡Feliz cumpleaños! Pero te preguntarás ¿Quién cumpleaños? Hoy es la fiesta de Pentecostés y muchos cristianos llaman a este día “el cumpleaños de la Iglesia cristiana”. Esto es porque en este día celebramos el nacimiento de la vida corporal de la iglesia, cuando el Espíritu Santo fue derramado sobre los discípulos de una manera especial, como lenguas de fuego. Muchos Judíos de todo el mundo se reunieron en Jerusalén y oyeron a los discípulos anunciar la palabra de Dios en su propio idioma. A través de la predicación de la palabra en el sermón de Pedro, anunciando quién es Jesucristo y qué ha hecho y por el poder del Espíritu Santo, unas 3000 personas creyeron y fueron bautizadas. Allí Dios comenzó a juntar su iglesia como su cuerpo.

Es por eso que este día a veces, es definido como el “cumpleaños” de la iglesia cristiana. Eso es lo que hemos leído en la lectura de hoy en Hechos 2. Por eso tenemos paramentos rojos en el altar y el pastor usa una estola roja, para recordarnos las lenguas de fuego que se describen en este relato.

Nuestro Señor Jesús, en Juan 14, antes de la muerte, resurrección y ascensión, prometió a sus discípulos que enviaría al Consolador, el Espíritu Santo y comentó qué significaría y qué haría por ellos. Leemos (vv. 25-27) “Estas cosas os he hablado mientras todavía estoy con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo he dicho. Mi Paz os dejo; mi paz os doy: no como la da el mundo os la doy a ti. Qué no se turbe vuestro corazón, ni tengáis miedo... “

“Mi Paz os dejo, mi paz os doy.” A mí me gusta estudiar la filosofía, y uno de mis filósofos favoritos es un cómico con el nombre de Dr. Bill Cosby. Es posible que hayáis oído hablar de él. Mi esposa y yo hemos criado cinco hijos, por lo cual podemos relacionarnos con algo que el filósofo y comediante Bill Cosby dijo una vez. Él dijo que los niños parecen tener un gran interés en el concepto de justicia. Siempre están diciendo: “Pero mamá, no es justo”. “Pero por favor, papá. Es injusto”. Cosby dijo: “Lo que los niños no entienden es que los padres no tienen interés en la justicia, lo que quieren es paz y tranquilidad”.

Desde una perspectiva bíblica no se qué concepto es más importante si la Justicia o la Paz, pero se que no se debe escoger uno u otro. Lo cierto es que el concepto de paz es importante para la gente del mundo bíblico. De hecho, era tan importante que la gente de los tiempos bíblicos se saludaban diciendo: “La paz sea contigo”. Lo mismo para disculparse, por lo general, decian: “La paz sea con vosotros” en lugar de algo así como “hasta luego” o “adiós”. Es por eso que la promesa de paz de Jesús fue una cosa muy significativa para los discípulos y debe serlo para nosotros también. Creo que todos estamos de acuerdo de que en nuestro vertiginoso y confuso mundo hay mucha agitación, violencia y derramamiento de sangre. La paz, la calma y la tranquilidad parecen una ilusión, algo que nunca se logrará. Sin embargo, en el texto de Juan 14, tenemos una promesa de gran alcance, en la que Jesús dice a sus discípulos: “Mi paz os dejo, mi paz os doy. Que no se turbe vuestro corazón. Ni tenga miedo”. Así que en este día, vamos a pensar en LA PROMESA DE LA PAZ que Jesús hizo a sus discípulos, y que él hace para nosotros.

I. Es una paz que sólo él puede dar. ¿Necesitas paz? ¿Cómo podemos tener paz en este mundo nuestro? ¿Es sólo una ilusión? La historia nos muestra claramente que este mundo está atrapado en la ausencia de paz. Y no estoy hablando sólo de la paz entre las naciones y la ausencia de guerra, sino la paz en su sentido más amplio. La idea de paz, si pudiéramos lograrlo, significaría que podemos vivir una vida libre de temor, libre de la agitación, sin peligro, libre de tensión y ansiedad en armonía con nuestros vecinos, con nuestros cónyuges e hijos e incluso en armonía con nosotros mismos. La paz sólo parece ser una ilusión. ¿Dónde podemos encontrar la paz?

Ralph Waldo Emerson, el famoso autor estadounidense del siglo XIX, una vez dijo “Nada te puede traer paz, sino tú mismo”. Eran las últimas palabras de un ensayo titulado “Autosuficiencia”. En el ensayo intentó argumentar que los seres humanos, con el fin de encontrar satisfacción en la vida tienen que confiar en sí mismos. Que necesitan ser más autosuficientes y deben tener más confianza en sus propias ideas y habilidades. Concluye diciendo que “Nada te puede traer paz, sino tú mismo”.

Yo diría que ir por ese camino, el de la autosuficiencia, es ir sobre el camino más seguro para nunca experimentar la paz en esta vida.

Piense en los discípulos. Ellos habían estado seguros de sí mismos. Tenían confianza en sí mismos. Eran autosuficientes. Después de todo, estaban todos de acuerdo y le habían manifestado a Jesús, antes de que fuera llevado para ser sacrificado en la cruz, que nunca lo abandonarían. Pedro dijo que, aunque tuviera que morir con él, nunca le abandonaría.

Aquí tienes un gran ejemplo de lo que sucede en última instancia, cuando pones tu confianza en ti mismo, cuando quieres valerte por tu propia fuerza. Confiaban en sí mismos y estaban seguros de que nunca abandonarían a su Señor y Amigo Jesús, pero sabemos lo que pasó. Tan pronto como Jesús fue arrestado huyeron. Ellos tenían tanto miedo que se encerraron en una sala. Lo menos que sintieron fue paz. Eso es más o menos lo que sucede cuando piensas que vas a encontrar la paz a través de su propio esfuerzo. Es por eso que Jesús dice aquí que la paz que Él da no es como la paz de este mundo. Es sólo algo que Él puede dar. Debe venir de Él, no es algo que nosotros podamos generar.

Recuerdo que cuando era un niño, me fascinaban las películas del lejano oeste, cuando una persona caía en arenas movedizas. ¿Te acuerdas de esas escenas? Se quedaba atascada en este lodo pegajoso, cuanto más luchaba y más trataba de salir por su cuenta, más se hundía. Hasta que finalmente desaparecía. Eso es más o menos lo que sucede cuando pensamos que vamos a encontrar alguna manera la paz en este mundo por nuestros propios esfuerzos. Cuanto más creemos que va a haber algo que podamos hacer por nosotros mismos, más difícil va a ser y cuanto más nos esforzamos, nos hundimos. De hecho, recuerdo que en los westerns, a veces alguien salía de las arenas movedizas. Lo que ocurría era que algún otro hombre tiraba un lazo a la persona atrapada y lo sacaba de allí. En otras palabras, alguien tenía que venir de fuera para salvarlo.

Eso es lo que Jesús hace por nosotros al prometernos su paz. Porque Él llega y nos rescata de las arenas movedizas de nuestra rebelión y del pecado, de la idea de que podemos vivir nuestra vida sin Dios, como si todo dependiera de nosotros. Él fue a la cruz del Calvario por nosotros. Pablo escribió a los Romanos: “Y Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Él vivió una vida perfecta y dio su vida por nosotros. Sólo Él puede darnos esa paz, esa paz en el corazón, una paz que es la nuestra cuando sabemos que el amor de Dios es tan profundo que nos dio a su Hijo para nuestra salvación. Podemos tener paz en nuestros corazones, sabiendo que Dios nos ama, nos cuida y está con nosotros, incluso cuando el mundo que nos rodea parece que se desmorona.

Es por eso que Pedro en ese día de Pentecostés, fue capaz de decir a todas aquellas personas que se reunieron allí: “Y sucederá que todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo”.

El mismo Cristo aparece mientras están con miedo, aterrorizados por los Judíos, incluso con miedo de sí mismos, porque estaba presente en sus mentes. Con qué facilidad abandonaron a su amigo y Señor. El mismo Jesucristo en el Cenáculo les dijo: “¡Paz a vosotros!”. Ahora tenían que pensar en esta promesa, la paz y la alegría sólo puede venir de la noticia del Salvador resucitado que con su resurrección vence todas las fuentes del miedo y la ansiedad en esta vida. Incluso vence al enemigo final, la muerte, para que podamos tener paz en esta vida, sabiendo que con su perdón y la salvación, a pesar de lo que a veces nos hacen temer, tenemos lo más importante, la paz de Dios. Y eso es una paz que no viene de dentro de nosotros mismos como Emerson pensó, sino que es una paz que sólo podemos tener porque Dios nos la da en Cristo Jesús resucitado, nuestro Señor y Salvador, quien nos dice: “Mi paz os dejo, mi paz os doy. Que no se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.”

II. Esta paz de Cristo también nos da la seguridad y la confianza no sólo para vivir en este mundo, sino también para vencer al mundo, para proclamar el evangelio, para anunciar la noticia de que Cristo ha resucitado y que el perdón de los pecados que ha logrado es para el mundo entero. Debido a esta paz, Pedro y los discípulos podían estar en los patios del templo en Jerusalén, a sólo unas pocas semanas después de que su Señor había sido torturado y muerto allí, y podían estar en ese lugar, con valentía y en voz alta y claramente proclamar la palabra de Dios a los Judíos que habían venido de todas partes del mundo mediterráneo para el festival de Pentecostés.

Esto también fue posible gracias a la promesa que Jesús hizo a sus discípulos en nuestro texto, porque él les dijo: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que he dicho.” Y así fue por el poder de ese Espíritu que Pedro y los otros con audacia podían proclamar las maravillas de Dios, y es por el poder de ese Espíritu que aún hoy en día nosotros, la Iglesia, podemos salir con confianza al mundo para hacer conocer este perdón de los pecados y la paz con Dios a todos los que aún no lo conocen.

Por supuesto, hoy no es popular hablar sobre el pecado, la violación de la ley de Dios o la necesidad de perdón. Ese tipo de discurso es considerado como demasiado duro, mezquino, indiferente e insensible. Sobre todo, no es popular o aceptado decirle a la gente que el perdón está disponible pero sólo a través de la fe en Cristo Jesús, que no hay otra manera. Se nos ha dicho hoy que la religión es sólo una cuestión de “opinión” y por lo tanto, “su opinión no es mejor que mi opinión”. “Si funciona para ti está bien, pero no trates de imponerme tus opiniones”.

De hecho, muchos estudios sobre la situación de la religión en mi país, Estados Unidos, han encontrado que cerca del 80% de los estadounidenses se identifican como cristianos. Sin embargo, estos estudios también encuentran que alrededor del 75% de los estadounidenses dicen que hay muchos caminos a la salvación eterna. Esto se llama “universalismo”, es decir, no hay una única religión verdadera y no hay una verdad absoluta.

Esta cultura en que vivimos nos afecta a nosotros también. Las presiones ejercidas sobre nosotros por la sociedad puede hacernos perder la confianza y hacer más tímida, nuestra proclamación del evangelio. Puede causar que perdamos nuestra confianza en la verdad de la Palabra de Dios. Pero Cristo dijo: “No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” Él dijo, “Mi Padre enviará el Consolador, el Espíritu Santo, él os enseñará todas las cosas.” Así como Cristo envió a los apóstoles a todo el mundo, para empezar a predicar la palabra en Jerusalén, y luego a Judea, Samaria y hasta los confines de la tierra, también envía hoy a la iglesia anunciar que las buenas noticias buenas del perdón de los pecados.

Era la paz de Dios que le dio a Pedro y a los demás discípulos, la confianza y seguridad para proclamar la palabra de perdón a un mundo que no quería oír. Es la paz de Dios que también tenemos nosotros, que da a la Iglesia de hoy, la confianza y la audacia de proclamar este mensaje sin vergüenza, a nuestro mundo de hoy a pesar de que ese mundo no quiere oír.

Basta pensar en el poder de la Iglesia: ¡El poder del Evangelio! ¡El poder del Espíritu Santo! Jesús dijo después a los discípulos: A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados. El perdón es un hecho. Este perdón nos da confianza y seguridad para anunciarlo a todos los que se arrepienten. Esto es lo que da alegría a Dios en el cielo. Cuando podemos anunciar el perdón y la paz con Dios a las personas que están agobiadas, afligidas por sus pecados, sus ansiedades y sus miedos, y cuando se arrepienten de su pecado de auto-confianza y creen en Cristo Jesús. Allí es cuando el poder del Espíritu Santo a través de la proclamación del Evangelio, se ve claramente.

III. La bendición de paz, la garantía y la confianza de que Cristo ha ganado todo esto para nosotros, se recibe y vive por fe. Suena tan simple, ¿no? Con sólo creer en Jesús serás perdonado ¿Cómo puede ser tan simple? Mucha gente me hace esa pregunta. Es muy fácil, dicen. Durante la época de la Reforma, los opositores de Martín Lutero dijeron lo mismo. Ellos dijeron: “No es tan sencillo. No puede ser sólo una cuestión de fe. Debe ser la fe y nuestras buenas obras. Sólo la fe, es demasiado simple”.

Debemos recordar lo que entendemos por “creer” en Jesucristo o “tener fe” en Jesús. Martin Lutero aclaró que tener fe en Jesús no es sólo saber de Él. No es suficiente ni siquiera reconocer quién es Jesús y aceptar que Él es el Salvador del mundo. Eso no es fe salvadora tampoco. La fe salvadora es confiar en Él, es confiar en Jesús para nuestra salvación. Se trata de dejar a un lado todas las otras cosas en que depositamos nuestra confianza y confiar en Jesús como nuestro Salvador. Volviendo a lo que Pedro dijo al final de la lección de hoy en Hechos: “Y sucederá que todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”.

Es por el poder del Espíritu que hoy en día podemos creer, Él es el Ayudante del que Jesús habló en nuestro texto. El Espíritu que obra en nosotros cada vez que escuchamos el mensaje del evangelio, cada vez que recibimos su Cuerpo y su Sangre en la Sagrada Comunión, cada vez que escuchamos esas palabras de perdón pronunciadas para nosotros: “Yo te perdono todos tus pecados, el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Ese mismo Espíritu es dado a nosotros para que podamos tener la certeza del perdón de Dios y las bendiciones de su paz.

Así podemos ver aquí, que tenemos una promesa segura de paz. Jesús nos deja con la paz. Él nos da su paz. Es una paz que nunca encontraremos en nosotros mismos, a pesar de lo que Ralph Waldo Emerson dijo, sino que sólo el Señor Jesús puede dar. Es una paz que nos da la garantía y la confianza para vivir en este mundo caótico y turbulento e incluso anunciar el mensaje del perdón y la paz con Dios con confianza y valentía.

La paz es nuestra por la fe, no porque encontremos algo dentro de nosotros mismos, sino porque Dios nos la ha dado en su palabra y su promesa, cuando dijo: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy. No como la da el mundo os la doy a ti. Que no se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

INI. Amén.

Rev. Douglas L. Rutt, Ph. D.

Director, International Ministries Lutheran Hour Ministries

314-317-4162

www.lhm.org

International Minstries Blog

Folllow us on Facebook