martes, 14 de abril de 2015

Enseñanza.

Les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.   Mateo 7:29

Los maestros verdaderos predican de la fe con autoridad, y así destruyen todo lo que es del diablo.

Con sus obras muestran su amor ardiente y su fe sincera. Hay muchos predicadores que predican la Palabra de Dios, pero no como los que tienen autoridad. Aunque predican, no apuntan la Palabra contra la conciencia. Perdonan a los que no deberían perdonar, es decir a los grandes de este mundo. Además carecen de amor. Viven una vida disoluble. Y así destruyen en vez de edificar.
Convierten la Palabra de Dios en saetas desafiladas.carecen de amor. Viven una vida disoluble. Y así destruyen en vez de edificar.
Convierten la Palabra de Dios en saetas desafiladas.carecen de amor. Viven una vida disoluble. Y así destruyen en vez de edificar. Convierten la Palabra de Dios en saetas desafiladas.


                                                         Martín Lutero.