lunes, 17 de octubre de 2011

Confesión de fe de Katy.

Me llamo Katarzyna Haluch, nací en Polonia en año 1977 en una familia católica.

Cuando era pequeña me cuidó mi abuela Pelagia. A través de ella conocí su amiga Emma
Kllemman, una Polaca, luterana casada con un católico.

Teniendo 7 años muere mi abuela Pelagia y al mismo tiempo se divorcian mis padres. Por cuyo
motivo me acerque mucho a Emma y Grzegorz los que en poco tiempo se hicieron mis “abuelos
adoptivos”. Desde entonces ellos me ayudaban en las cosas cotidianas y con los años fui yo quien les ayudaba en sus quehaceres diarios. Esto fue así hasta que vine a España.

Gracias a abuela Emma conocí la Iglesia Luterana, al comienzo la acompañaba a las misas o
cultos… recuerdo que a veces pasábamos 3 horas en tren para poder llegar a una iglesia luterana
donde hasta hoy se celebran los Oficios Divinos cada domingo. Donde yo vivía en Polonia se
celebraban muy esporádicamente.

Así empecé mi viaje con el Luteranismo al mismo tiempo que estaba participando en clases de
religión católica en escuela (En aquellos años en Polonia esto era “LEY“), incluso mis padres me
mandaron a hacer la Primera Comunión.

En año 1991,teniendo 14 años, muere mi padre. Poco tiempo después decidí participar solo
de la Iglesia Luterana y pase oficialmente a ser miembro de la Iglesia Luterana de Augsburgo.

En año 1999 me mudé a España, si bien no deje creer en Dios, pero poco a poco me alejé de Él
y de la iglesia con la que tenía contacto cada vez que viajaba a mi país.

En año 2009 muere mi hija Sara de 18 meses.

Desde entonces por todas partes empecé a buscar respuesta a una única pregunta “i¿Por que?!“…preguntando a Dios, al diablo, a los médicos, a los curas… y a pesar de todas las respuestas que recibí, mi único alivio y esperanza la encontré en Dios y en su Palabra.

En España empecé a buscar una Iglesia Luterana y encontré la congregación de Madrid.
Creo que allí, gracias a Dios “nací por tercera vez”.

Luego de repasar las enseñanzas del catecismo y hacer confesión de fe, pude comulgar con mi nueva familia de fe.

Ahora soy parte de la Iglesia Evangélica Luterana Española y doy gracias a Dios por esta
oportunidad de recibir su perdón y amor en los medios de gracia que dispone para mi.

Katy

Katy asiste a los Oficios y reuniones desde hace más de dos años, y ahora ha comenzado a
comulgar con nosotros. Luego de estudiar el catecismo y repasar los aspectos básicos de la fe
cristiana ha hecho confesión de fe y se ha integrado plenamente a la comunidad de Madrid.
Oremos para que Dios conserve a Katy en la comunión de su Iglesia, que persevere en el estudio y obediencia de su Palabra, a fin de que día a día conozca más y más a nuestro Salvador y lo sirva en toda buena obra.

Un abrazo en Cristo. Atte. Pastor Gustavo Lavia